Los equipos hidráulicos basan su funcionamiento en la aplicación de la mecánica de fluidos en ingeniería. Al construir dispositivos que funcionan con líquidos, por lo general agua o aceite. La hidráulica se aplica en el flujo de fluidos por conductos o canales abiertos y el diseño de presas de embalse, bombas y turbinas.

También se utilizan en boquillas, válvulas, surtidores y medidores.

Un sistema hidráulico puede ser de dos tipos de fluidos: líquidos o gases. El volumen de un líquido contenido en un recipiente hermético permanece constante, y el líquido tiene una superficie límite definida. En contraste, un gas no tiene límite natural, y se expande y difunde en el aire disminuyendo su densidad.

Por lo general los sistemas hidráulicos cuentan con tres principales ventajas: Velocidad variable, Reversibilidad y Protección contra las sobrecargas.

Un sistema hidráulico cuenta con los siguientes componentes:

  • Bomba
  • Actuadores
  • Válvula de seguridad
  • Filtros
  • Motor
  • Depósito